Oxxo abre su cadena de gasolineras en México

FEMSA lanzó este miércoles Oxxo Gas, una nueva marca distribuidora de gasolina pero que seguirá abasteciéndose con combustible de Pemex. [Internet]

 FEMSA lanzó este miércoles Oxxo Gas, una nueva marca distribuidora de gasolina pero que seguirá abasteciéndose con combustible de Pemex. [Internet]

FEMSA lanzó este miércoles Oxxo Gas, una nueva marca distribuidora de gasolina pero que seguirá abasteciéndose con combustible de Pemex. [Internet]

MONTERREY.- En México hay una tienda Oxxo a cinco minutos de cualquier lugar y la multinacional FEMSA está aprovechando la ubicuidad de este comercio para incursionar en el negocio de las gasolinas. Este miércoles la firma ha abierto su primera gasolinera Oxxo Gas en la ciudad de San Pedro Garza García (Estado de Nuevo León, norte de México). La firma mexicana es una de las primeras en entrar al negocio de los combustibles tras la reforma energética de 2013, que abrió un sector dominado por el estado durante más de siete décadas.

Sobre la Avenida José Vasconcelos de San Pedro Garza García hay dos estaciones para cargar gasolina. Una conserva el letrero verde y rojo con un águila de la petrolera estatal Pemex, y justo enfrente el nuevo logotipo de Oxxo Gas con sus colores rojo y amarillo ha marcado el comienzo de la competencia en el sector por primera vez en 78 años. “Lo que estamos haciendo es marcar un hito en la historia de nuestro país”, ha dicho Carlos Salazar, director general de FEMSA, en la apertura de la gasolinera.

FEMSA se ha hecho con 335 estaciones gasolineras en 14 Estados en los últimos dos años. Y en una primera fase 50 de éstas llevarán los colores de la tienda de alimentación. Todas las estaciones están al lado de un Oxxo donde además de alimentos se venden Coca Colas, la bebida embotellada por la multinacional. La empresa aspira a dominar casi toda la cadena comercial al comenzar también con una división de transporte de combustible. De entrada, la compañía ha adquirido 25 camiones cisterna para trasladar la gasolina en la zona metropolitana de Monterrey (la segunda región más habitada de México).

La sucursal de OxxoGas en Nuevo León.  [Internet]

La sucursal de OxxoGas en Nuevo León. [Internet]

Salazar ha insistido en que las gasolineras de Oxxo Gas comenzarán su competencia con los establecimientos de Pemex al ofrecer un servicio más eficiente y detallado. “Nuestras gasolineras siempre darán un litro cuando nos vengan a pagar un litro”, dijo. Las estaciones de Oxxo Gas ofrecerán combustible al precio máximo fijado por la Hacienda mexicana y a partir de enero de 2017 liberará sus precios. Pemex seguirá siendo el proveedor de gasolinas de la nueva marca hasta que sus directivos encuentren una opción más competitiva. “Pemex ahora es la mejor opción desde el punto de vista comercial”, ha explicado Rolando Vázquez, director de Oxxo Gas.

La penetración de las tiendas Oxxo en México es tal que la firma presume de abrir una tienda cada ocho horas, en todo el país hay cerca de 14.000 establecimientos. En ellos se puede desde comprar una botella de agua hasta pagar la luz. Durante 2015, los mexicanos realizaron 10 millones de transacciones diarias a través de sus sucursales. El negocio será redondo para la multinacional que también es propietaria de farmacias, lácteos y restaurantes. FEMSA ha incorporado los servicios de sus tiendas con los de la gasolinera y ofrecerá mecanismos de ofertas y promociones alrededor de los productos de su marca.

En México, existen 11.400 gasolineras y según la Secretaría de Energía existe un potencial para triplicar la cantidad de estaciones para los 39 millones de vehículos que circulan en el país. Además de FEMSA, la empresa estadounidense Gulf entrará en el mercado de las gasolineras en las próximas semanas. “Esta es la cara más visible de la reforma energética”, ha señalado el ministro de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, en la apertura de la primera estación de Oxxo Gas. La multinacional mexicana abrió en 1978 su primera tienda Oxxo en la ciudad de Monterrey y cambió para siempre la forma de consumo de los mexicanos acostumbrados a ir al mercado. A unos cuantos kilómetros y 38 años después ha dado el pistoletazo de salida para cambiar la historia energética de México.

Fuente: El País